obtenga una consulta gratis +1 (800) 870-8910

Regulaciones de seguridad de piscinas públicas versus privadas: comprensión de las distinciones legales

Los accidentes en piscinas se encuentran entre las principales causas de muerte entre los jóvenes. Jóvenes de entre 1-4 son las víctimas habituales. Los hombres representan más 80% de muertes por ahogamiento.

Varias reglas de seguridad controlan las piscinas públicas y privadas para reducir estas preocupaciones. Para brindar una experiencia segura y placentera, los propietarios, operadores y usuarios de piscinas deben comprender las diferencias legales entre estos estándares.

Este blog lo ayudará a comprender las distinciones legales entre piscinas públicas y privadas y al contratar un abogado de accidentes por ahogamiento Es crucial.

Reglamento de seguridad de piscinas públicas

Las piscinas públicas incluyen hoteles, comunidades, parques acuáticos y piscinas municipales. Todas estas instalaciones necesitan una licencia/permiso adecuado del gobierno o de los departamentos de salud locales, que establezca que la piscina es segura para uso público. Dado que es accesible para todos, existe un mayor riesgo de propagación de enfermedades; por lo tanto, el mantenimiento y la seguridad deben ser su máxima prioridad.

No hay clemencia cero para el cumplimiento de las normas de seguridad en las piscinas públicas. El incumplimiento de las normas de seguridad establecidas acarreará graves consecuencias para la instalación pública. Puede incluir una multa considerable o el cierre permanente de la instalación. Una vez que estas piscinas se mantienen regularmente, hay menos riesgos de accidentes o de propagación de enfermedades.

Requerimientos de seguridad:

  • Las piscinas públicas deben capacitar a los salvavidas en servicio las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para que puedan ayudar en emergencias y brindar asistencia cuando sea necesario.
  • Estas piscinas deben tener cercas adecuadas alrededor de la piscina que ayuden a los niños pequeños o cualquier mascota a no caer accidentalmente en la piscina.
  • La calidad del agua no puede verse comprometida a ningún costo. Se debe necesitar un mantenimiento regular y controles de rutina del agua para prevenir enfermedades o infecciones.
  • Estas piscinas han recibido instrucciones de llevar siempre equipo de emergencia con ellas. Estos incluyen botiquines de primeros auxilios y equipo de rescate.
  • La piscina debe tener marcas prominentes en los lados profundos y poco profundos. Es para información de todos y ayudará a mantener a los principiantes fuera de peligro.

Reglamento de seguridad de piscinas privadas

Por otro lado, las piscinas privadas son propiedad de familias en propiedades residenciales privadas que usan los miembros de la casa y los invitados. Estas piscinas no están disponibles al público; por lo tanto, solo se enfocan en la seguridad de la familia y los invitados.

Dado que los propietarios de piscinas privadas no tienen normas estrictas de seguridad, son más propensos a sufrir accidentes en sus hogares. Sin embargo, algunos estados requieren que las personas sigan los estándares de seguridad que han establecido. Además, supongamos que se produce una lesión o un accidente por negligencia o incumplimiento de las medidas de seguridad. En ese caso, el propietario de la piscina privada puede ser responsable de pagar los daños e incluso podría tener que enfrentar consecuencias legales.

Requerimientos de seguridad:

  • Las piscinas privadas carecen de unas normas de seguridad tan severas. Algunas personas pueden cercar sus piscinas, pero otras no creen que sea necesario.
  • Sin embargo, existen ciertas instrucciones que las jurisdicciones específicas exigen que todos los propietarios de piscinas privadas tengan. Podría incluir alarmas de piscina o cubiertas de seguridad para evitar que alguien se caiga.
  • Independientemente de las piscinas públicas o privadas, la calidad del agua debe mantenerse, ya que puede provocar infecciones y enfermedades mortales.
  • Se recomienda a los propietarios de piscinas privadas que aprendan los conceptos básicos de RCP en caso de emergencia.
  • Un botiquín de primeros auxilios debe mantenerse cerca en todo momento.
  • Se recomienda colocar una cámara en el área de la piscina para que pueda controlar a los niños.  

Los accidentes por ahogamiento pueden ocurrir en cualquier lugar. Son horribles; sin embargo, la mayoría de las veces, estos incidentes se pueden prevenir, particularmente aquellos con piscinas, jacuzzis u otros cuerpos de agua, si se siguen las normas de seguridad adecuadas. Se deben tomar las precauciones adecuadas para evitar ahogamientos y preservar la vida de los miembros de la familia, los invitados y, en especial, los niños.

El cercado de la piscina, las cubiertas de seguridad, las alarmas, el monitoreo constante, la enseñanza a los miembros de la familia y los invitados, y la práctica de RCP y primeros auxilios son técnicas útiles para reducir la posibilidad de incidentes de ahogamiento y hacer que el entorno sea más seguro.

Contrate a un abogado de accidentes por ahogamiento

Si ha perdido a un ser querido por negligencia o ha sido víctima de un accidente por ahogamiento, podría ser responsable de recibir un reembolso de cualquier persona involucrada en la muerte de su ser querido. Después de un accidente en una piscina en Nevada, debe llamar a los abogados experimentados en accidentes por ahogamiento al El Grupo Jurídico Bourassa lo antes posible. Ellos pueden ayudarlo a establecer la responsabilidad por las pérdidas.

Elegir un abogado de accidentes por ahogamiento para emplear y aceptar un acuerdo de retención. Recopile pruebas, archive documentación y ejecute las medidas legales requeridas con la ayuda de su abogado de accidentes por ahogamiento. Es crucial recordar que contratar a un abogado lo más rápido posible ayudará a preservar la evidencia y aumentará sus posibilidades de ganar.

Llamenos al (800)870-8910 para una consulta sin compromiso!

Artículos Relacionados

Evaluación de Caso Gratis

¡La evaluación es GRATIS! No tiene que pagar nada para que un abogado evalúe su caso.